9 jun. 2014

La chica que no debería gustarme.

La vida sí que es graciosa y bromea con todo el mundo (especialmente con los solteros). Tiene un sentido del humor tan agudo, que un día se le ocurre colocar en tu camino, solo para disfrutar de tu reacción, a la chica (o chico) que no te debería gustar pero que, para tu mala fortuna, tampoco puedes ignorar.

¿No me creen? Aquí te van algunos casos de la vida real:

Caso #1: Tienes 11 años y conoces a "S", la chica con la que te fastidiaban cuando eras niños cuando aún no te gustaban las chicas. Te termina gustando aunque realmente te gustaba la chica de pecas y pelo rubio.

Caso #2: Tienes 12 años y conoces a "E".

Caso #3: Tienes 13 años y conoces a "J", la chica morena que tiene novio. Te termina gustando aunque sabes que no te gustan las chicas más altas que tú.

Caso #4: Tienes 15 años y conoces a "K", otra chica morena y más alta que tú. Te termina gustando aunque sabes que no te gustan las chicas voluptuosas o más altas que tú. Un amigo tuyo se hizo novio de ella.

Caso #5: Tienes 17 años y conoces a "JO", una chica de piel clara y cabello oscuro. Sabes que no te gusta la forma de su nariz. Tampoco le gusta a tus hermanos, ni a tus amigos. Pero te gusta. Resulta que se muda a Los Ángeles.

Caso #6: Tienes 19 años y finalmente encuentras una chica que te gusta físicamente... pero no va en serio.

Caso #7: Tienes 20 años y finalmente tienes el valor de decirle a "E" que te gusta. Desaparece.

Caso #8: Tienes 23 años y conoces a la chica que es el opuesto total: tiene cabello lacio, pero te gustan los rizos; es alta, pero te gustan las bajitas; le gusta el regeatón, pero lo detestas; tiene más dinero, pero tu eres un pelado; es tímida, y a ti te gustan extrovertidas. Tu reacción es ¿Pero que...?

¿Moraleja? Ninguna.

No importa cuanto te prepares, siempre terminará gustándote alguien que, según tu, no debería gustarte. Pero tranquilo, tiene fecha de vencimiento.