25 oct. 2012

VEINTE Y SEIS


Una de las mejores cosas que me han pasado en la vida ha sido tener 25 años. No negaré que los otros 24 no hayan sido emocionantes, de hecho no puedo (ni quiero) arrepentirme de ellos, pero estos últimos 365 días han sido los más emocionantes de mi corta existencia y eso que mi vida ha sido emocionante.

Todo empezó unos días después de mi último cumpleaños. La chica morena de la que ya hable en algún momento me acompañó de regreso a casa. En el último tramo, sacó de su bolsa otra bolsa que contenía un libro. "Salvaje de Corazón" decía en la portada y podría decir que fue la chispa que encendió la llama. 

Mi vida ha sido transformada en formas que no entenderían. Y tampoco perderé tiempo en tratar de aclararlo, porque al fin y al cabo soy yo quien vive en esta mente y solo yo conozco lo que ha pasado. Pero lo que si puedo contarles es que un nuevo significado de existencia esta en mi mente ahora y estoy totalmente convencido de que no hay nada que no pueda ocurrir. Todo es perfectamente posible.

Tener 25 años ha sido lo mejor hasta el momento. Al faltar horas para alcanzar los 26, me despediré de los mejores y más productivos 365 días que he tenido, porque han servido para develar lo que siempre estuvo dentro de mi pero que nunca tuvo oportunidad de mostrarse... hasta ahora.

El cielo es el límite.