18 may. 2012

SER MADRE ES MÁS QUE DAR A LUZ (II)



El primer nivel de madre es el biológico. Ya lo planteaba de forma trágico-cómica la Bruffinelli en esta publicación. Requiere de un gran esfuerzo físico, emocional y espiritual, soportar a una criatura que pasa de un par de células microscópicas a un niño de poco menos de 10 libras, que se alimenta y vive exclusivamente de su madre. El dolor y el desgaste que sufre una madre al dar a luz no puede ser calculado por ninguna mente masculina.

Es admirable lo que una mujer debe de soportar para que un niño nazca y es más admirable aún si llega a sumar 1 o 2 hijos más. Ese tipo de dolor no lo aguantaría un hombre, ni aunque le pagaran por ello. Sin embargo, a pesar de todo lo que sufre una mujer por dar a luz, ese es sólo el principio de la maternidad. Después de dar a luz, un niño debe ser criado para que crezca hasta convertirse en una persona saludable y productiva. Acá es donde muchas mujeres no dan la talla.

No porque una mujer haya dado a luz se convierte en mamá criadora. La madre criadora es el segundo nivel de madre y el primero de maternidad: la más exigente tarea de una mujer en esta tierra. Esta es a la que conocemos comúnmente como madre.

El esfuerzo y el desgaste que tiene una madre para criar a un niño desde que nace hasta que cumple 12 años, no tiene comparación alguna con dar a luz. Si dar a luz es extremadamente doloroso, lo es más ver como un hijo llora porque está enfermo y no saber qué es lo que siente. Aún más doloroso es saber que tu hijo nació con alguna enfermedad que hará que tenga cuidados especiales de por vida. Sin embargo, una verdadera madre siempre resiste ese dolor y da todo lo que puede para criar a una persona.

Es triste ver que muchas mujeres tienen la habilidad de dar a luz y no cuidan de sus pequeños, mientras que otras desean niños pero les es físicamente imposible hacerlo.

10 may. 2012

SER MADRE ES MÁS QUE DAR A LUZ (I)



Hoy es 10 de mayo y como tradición todo mundo habla sobre lo buenas que son las madres y lo abnegadas que han sido brindándonos educación, amor y consuelo cuando lo necesitamos, y corrección cuando también lo necesitamos. Hoy no debería ser la única fecha en que se honre a las madres por lo que son, debería ser todo el tiempo. Pero esa no es la razón de esta serie de publicaciones.

La razón detrás de esto es que analicemos por unos minutos que es lo que hace a una madre serlo. No es solo el hecho de dar a luz a un hijo o varios como el caso que les expondré a continuación:

Hay una mujer que conocemos en mi familia. Tiene casi la edad de mi hermano mayor. Vive a una cuadra de nuestra casa y es el claro ejemplo de lo que NO es ser madre. A sus casi treinta años ha tenido cinco niños, cuatro chicos y una hermosa niña.

El hijo más grande ha estado bajo los cuidados del abuelo ¿La razón? Maltrato. El segundo hijo lo tiene la abuela paterna, una administradora de centros de entretenimiento para adultos. Ella lo dejó con ellos y ellos se lo quitaron. El tercer hijo (la niña) la cuido la abuela (que es alcohólica) por un año, luego se la quito y se la dejó a otra señora por 3 años. Luego fue a dar a nuestras manos hace 6 meses. Los últimos dos niños van con ella todo el tiempo, siempre sucios.

Mi madre y nosotros, hemos recibido a la niña con todo el amor y las condiciones que nuestras circunstancias lo permiten. Le hemos enseñado (en especial mi madre) a comportarse a ser educada y a defenderse cuando lo requiera. Ella se ha vuelto parte de nuestra familia. Sin embargo, la madre que tiene todo el derecho legal de tenerla, se niega a que nuestra familia la cuide porque ella es "su madre".

Mi familia no tiene ningún interés en adueñarse de la niña. Al contrario, siempre le recordamos quien es su verdadera madre y que nosotros la cuidamos mientras su mamá se establece de alguna forma. Mi familia no le cobra nada por alimentos, ropa o medicina que necesite la niña y nunca lo haremos, porque esa es nuestra naturaleza.

Sin embargo la madre insiste en que uno de estos días se llevará a la niña porque ella es su madre y se la llevará aunque sea a "sufrir".

¿Acaso una madre de verdad, que está pasando por un mal momento y teniendo la oportunidad de que cuiden de su niña, desperdiciaría tan oportunidad?