15 abr. 2011

MINI SUMMER TIME



En esta parte del mundo (chapinlandia) no existe la estación del verano, solo una época sin lluvia. Pero los días que hay menos lluvia y más calor son las dos semanas antes de Mayo. Y señoras y señores, estamos en esos días: VERANO!

Esta es una oportunidad que todo mundo aprovecha para hacer algo: los señores de sus manifestaciones religiosas que bloquean calles, los zombies alcoholizados que buscan las playas con la excusa de emborracharse, las mujeres que muestran el resultado del tiempo que invirtieron en sus esculturales cuerpos, los niños que corren y se mojan, las señoras que salen a caminar y las familias que visitan a familiares en las provincias.

Es una semana en que parece que todo mundo se va contento a rondar el mundo.

Entonces voy con los consejos que nadie da en estas fechas y que todo mundo debería aplicar:

1) NO CORRA, si se supone que es oportunidad para disfrutar ¿Por qué arruinarlo tratando de salir lo antes posible, llegar lo antes posible, reponer el tiempo perdido o acelerar a fondo porque ya estamos retrasados?

2) NO PELEE CON SUS SERES QUERIDOS, lo peor que alguien puede hacer durante un descanso es pelear. Hay que ser felices.

3) NO GASTE MÁS DE LO NECESARIO, sabemos que todo mundo no anda precisamente rebosando de dinero (excepto los que ya sabemos que tienen) y pues no es necesario estar comprando recuerdos que valgan una fortuna.

4) COMPARTA CON LA GENTE, descansar no es tirarse en un sofá a ver TV por cable. Hay que buscar amigos, familiares, novia o conocidos para salir a hacer algo a cualquier lugar. Comparta!

5) LAS FOTOGRAFÍAS SON INDISPENSABLES, ¿que tiene de bueno un viaje si no se tiene un recuerdo de lo que se hizo o donde se estuvo? Pues para evitar comprar recuerdos caros, mejor tomar fotos: siempre estarán en nuestra casa.

6) MADRUGAR, la gente acostumbra levantarse tarde, pero es necesario levantarse temprano y aprovechar la mañana fresca para tareas hogareñas: lavar los trastos, lavar la ropa, recoger la basura, asear las habitaciones, practicar deporte, etcétera, así se aprovecha el buen sol para salir y para practicar el consejo #4.

7) DON'T WORRY, BE HAPPY. Filosofía de pañales que hay que aplicar a la vida, no solo en verano sino en toda la vida. Una vez más: hay que ser feliz.

Y para cerrar este post, dejaré una canción interpretada por algunos iconos del estilo de vida de verano: THE BEACH BOYS.


13 abr. 2011

HOLA MR. HYDE


Todos tenemos días buenos y malos. En mi caso son más lo buenos que los malos días. Pero de que tengo malos días, los tengo. Si todos los tenemos, entonces ¿Que son los días malos?

¿A que me refiero con días malos? Bueno, de esos días en que andas de mal humor: que sales tarde del trabajo por una absurda razón, que el tráfico te atrasa, que no te pagaron, que tus padres te regañaron, que no llevas suficiente dinero, que se te olvidó la tarea o que olvidaste las llaves en la oficina y ya la cerraron. Esos días.

En mi caso, la molestia de esos días dura algunos minutos o incluso un par de horas. Algunos salen de su cama y pasan todo el día mal humorados, y algunos otros tienen la mala pata de malhumorarse al tener un dolor de cabeza, o porque lo empujaron en el metro.

Todos tenemos días malos, la diferencia es que hay personas que los saben manejar y otras no.

En mi caso, el mal humor me dura algunos minutos o un par de horas como máximo, pero durante estos minutos pareciera que soy la persona más odiosa en el mundo (incluso más odiosa que los políticos mentirosos). Tal parece que cuando te pones de mal humor odias a todo mundo: los pasajeros del autobus, los policías, los vendedores de chicles, los niños que juegan en el parque.

El problema real no es el mal humor, es qué haces con el mal humor. En más de una ocasión, el mal humor ha logrado ponerme en aprietos al poner una situación tensa con alguien que me empujó accidentalmente en el bus o al pasar bruscamente entre la gente que no se mueve por donde debo caminar.

Pero el mal humor es más dañino que eso: debemos estar conscientes de que hemos lastimado a alguien cercano durante nuestros episodios de ira. La reacción que tenemos generalmente es una respuesta grosera a nuestros padres o hermanos, un insulto a nuestros amigos e incluso hemos ofendido a alguien al querer desahogarnos con ellos.

Estos comentarios son tan perjudiciales, que me he visto envuelto en situaciones en donde casi arruino una buena amistad por esto y debo pedir una disculpa extrema ante tal comportamiento muy extraño en mi. Es triste, pero muchos pleitos de familia y relaciones de amigos o parejas han sido arruinadas por un episodio de mal humor.

¿Cómo puedo terminar con el mal humor?

Yo tengo un método eficaz para curar mi mal humor: comida y charla. Cuando ando de mal humor, solo necesito encontrarme a una persona conocida que me agrade para que todo mal espíritu desaparezca con una sola sonrisa o un chiste muy bueno. También un antojo puede deshacer este hechizo al satisfacer un deseo que debe superar la causa que provocó el mal humor. Ejemplo: si salí tarde porque el jefe me atrasó, ordeno unos deliciosos shukos.

No me he topado con alguien que no pueda controlar su mal humor con buena comida o con encontrarse a alguien querido. En mi caso funciona. Sino pregúntele a mis amigos.

Lo cierto es que todo mundo tiene sus episodios al estilo Mr. Hyde en que su monstruo interior sale a la luz para destruir todo lo que quiere y cuando regresa a la normalidad, el Dr. Jekyll tiene que reparar todos los daños y aislarse del mundo.

¡A controlar al señor Hyde!