26 sept. 2010

BABY BOOM


En estas semanas he chocado con una coincidencia: En menos de un mes, tres nuevos rostros han aparecido de la nada, pero no porque sean nuevos vecinos, en realidad son nuevos humanos. Anda rondando un espíritu de maternidad como nunca lo había visto en mi corta vida.

Lo curioso es que durante meses te das cuenta de lo que ocurre. No puedes evitar pensar que en su momento explotaran esos grandes abdómenes que hace nueve meses eran aún esbeltos, pero hoy han crecido mucho (y me refiero a mucho) en comparación a su estado inicial.

Para los niños es curioso saber cómo se forma un bebe y luego nace. En mi caso, sigue siendo impresionante lo maravilloso que es el cuerpo humano femenino: que de dos microscópicas células, el resultado sea un(a) hermoso(a) bebé, que luego se volverá en un hombre o mujer que tendrán niñez, adolescencia, problemas, vejez y un viaje al más allá.

Es impresionante saber que pronto mi hermano también será del grupo paternal. Es impresionante que algunos primos ya sean padres. Y aún más impresionante, que algunos hijos de algunos primos ya son padres (o lo serán pronto).

Aquellos que me conocen personalmente ya conocen mi opinión en general de los niños: son criaturas maravillosas que en un momento serán insoportables y no necesariamente todos deben ser lindos, pero si todos son increíblemente inteligentes y amigables.

¿Me gustaría tener hijos algún día? Por supuesto, no descarto la posibilidad. Pero por de pronto, espero no tener que desvelarme, cambiar pañales sucios, recibir vómito en mi ropa, aguantar berrinches, jalones de ropa y pelo, patadas, rasguños o similares.

Aún hay tiempo. Larga vida a lo niños.


22 sept. 2010

RAIN MAN


¿Cuantos de nosotros nos hemos quejado de lo que hacen nuestros hermanos? Sé que no podemos evitar habernos disgustado (algunos mucho) con nuestros hermanos. Y es que en ocasiones se pueden portar como toda su cara (como tontos) pero ¿Cuanto realmente podemos aprender de ellos? o ¿Cuanto podemos llegar a quererlos? La respuesta es que mucho.

Durante estas tardes de lluvia, ha venido a mi mente el recuerdo de esta fascinante película. Se trata de Rain Man.

La típica historia del hijo pródigo que deja a sus padres y busca ser exitoso por sus propios medios. En un mundo en donde olvida su pasado, tiene una linda novia y un buen negocio. Pero como a todo hijo pródigo le llega su hora: lo pierde todo.

Entonces se entera de la herencia jugosa que le ha dejado a su hermano mayor, que por cierto sufre de autismo.

¿Cual es su reacción inicial? Lo desprecia por su enfermedad y lo secuestra para poder quedarse con su plata. Lo que ocurre en el camino es lo que ocurre cuando viajas solo con uno de tus hermanos: te conectas.

Los hermanos la mayoría de veces no son lo que quisiéramos, sin embargo son nuestros hermanos. No podemos evitar pensar que son presumidos o egoístas. Además del hecho de que debemos 'igualar' el buen trabajo que hicieron o 'evitar' su mala vida.

A veces pensamos que son los preferidos de nuestros padres, y sí, nos sentimos con el derecho sobre los hermanos menores.

Lo cierto es que nuestros padres nos ven a todos por igual. No porque seamos iguales, sino porque cada uno de nosotros representa una experiencia única para ellos: más triste, más alegre, más tensa, etc. Le agregamos vida a su vida.

Y lo inevitable, es que siempre llegamos a necesitar de ellos. Y por muy ocupados, despreciados, atrapados, acalorados, distantes, tristes, alegres, enojados, presumidos, alterados que esten, siempre nos echan el hombro en lo que pueden.

Sin embargo, la vida ha tratado a todos por igual: nos ha acertado patadas a todos. Pero siempre es emocionante y divertido escuchar una historia que nos cuenta, además del interés que ponen cuando les contamos nuestra absurda vida de adolescentes.

Esa es la reflexión que te deja esta película. El final no es el esperado por todos, sino al contrario es lo más realista del mundo y lo cierto es que nunca estarán a tu lado por siempre.

Así que no hay que despreciar a nuestros hermanos. Al contrario hay que fastidiarlos hasta el cansancio, para que cuando se monten al crucero de la vida fuera de la casa familiar, será un grato recuerdo.

Si alguno de mis lectores no la recuerda, es porque seguramente tiene menos de 18 años. Esta película vio la luz en 1988, dos años después de que yo nací (no hagan cuentas).

Hoy, un saludo a los 'Rain man' de todos.



16 sept. 2010

7000

Después del enorme descuido de haber abandonado el blog por unas cuantas semanas, he divisado debajo de los seguidores que el número del contador ya se acerca a las 7 mil visitas.

Es un gran avance desde que apareció hace poco menos de un año el proyecto de "NoMorireSoltero" como parte de un ridículo pensum de educación, pero que hoy poco a poco le he tomado un gran aprecio y ha generado la (no tan mala) cifra de 6,883 visitas.

Entonces hoy, que ya tengo la oportunidad de subir un escalón más en esta absurda jerarquía de blogs y sitios web, tengo un anuncio que darles:

Al llegar a las 8 mil visitas, daré vida a la web oficial http://www.nomoriresoltero.com.

Siempre estaré haciendo lo de siempre (hablando sobre la vida, lo absurdo sobre las relaciones y el increíble parecido que hay entre la vida real y las películas) e implementando nuevas cosas.

Entonces, si resulta que lees el blog y de repente te das cuenta que el número de la izquierda dice "8000" sólo tienes que dar un pantallazo y enviarlo a mi correo o postearlo en un comentario y entonces te ganarás una t-shirt conmemorativa a la visita No. 8,000.

Entoces, ha linkear se ha dicho.